Plantando Cara al Fuego

En las últimas décadas, la economía y la gestión forestal se han transformado notablemente afectando a la distribución de la población rural, la ordenación territorial así como a otros aspectos socioeconómicos. Estos factores, además de la incertidumbre climática, provocan que los regímenes de incendios estén cambiando, modificando su intensidad, severidad o frecuencia y extendiendo su duración. Como consecuencia, existe una creciente preocupación social por las consecuencias provocadas por el fuego.

Por todo ello, son necesarios nuevos enfoques que hagan partícipe al conjunto de la sociedad de esta problemática. En este aspecto, la aplicación de metodologías educativas innovadoras como el Aprendizaje-Servicio (ApS) pueden jugar un papel clave y éste es el fundamento de Plantando cara al fuego.

Participantes

Imagen que describe el flujo de trabajo entre participantes del proyecto

Proyectos en universidades y centros educativos

Imagen de Agustín Merino con los participantes de uno de los proyectos de Plantando cara al fuego, trabajando sobre el terreno
Trabajo sobre terreno con participantes en el proyecto

Plantando Cara al Fuego, parte de un trabajo coordinado por la USC, en el que se desarrolla:

Primero, un proceso de formación en Aprendizaje-Servicio guiado, los centros educativos adquieren las conocimientos y capacidades necesarias para diseñar proyectos de ApS.

Finalmente, con la implementación de estos proyectos se conseguirá el objetivo de Plantando cara al fuego.